La técnica del Pastel

LA TÉCNICA DEL PASTEL

La técnica de la pintura al pastel consiste en aplicar el color en seco sobre papel u otro soporte. Dentro del conjunto de las técnicas pictóricas en el campo de las Bellas Artes, el proceso químico para fabricar los pasteles es el más simple, siendo una de las formas de pintura en la que el color permanece más estable con el paso del tiempo, al no tener aglutinantes o elementos químicos que interactúan directamente con el color. En cambio, otras técnicas como el aceite, están sujetos a cambios químicos que producen el tiempo o la luz. (Alegre Carvajal. E y VV.AA. Uned 2010).

El pastel está compuesto casi exclusivamente por pigmento puro, que se mezcla con una cantidad mínima de aglutinante, imprescindible para hacer una “pasta” (de ahí deriva su nombre) y dejarlo secar en moldes en forma de barritas redondas. (Parramón 1992).
El procedimiento de aplicación del pastel es simple. Se puede pintar directamente sobre el papel u otra superficie, con una preparación específica para que el pigmento quede impregnado en el soporte. Se pueden emplear difuminos, pero el más común es difuminar y mezclar con las yemas de los dedos hasta conseguir la tonalidad deseada por el artista.
Una de las razones lógicas que justifican la tardía aparición de la técnica del pastel, sería por la expansión progresiva del papel, entre el siglo VIII al siglo XV desde China en la Península Ibérica. El papel no se introdujo en Occidente hasta la derrota de los chinos por los islamistas en la Batalla de Tales en el año 751 y desde ese momento comenzó su expansión. (Parramón 1992). Muchos historiadores coinciden en que la técnica del pastel aparece en un primer momento muy ligada al dibujo y, como fuente importante podemos citar “Il libro dell ‘arte” de Cennino Cennini. En este libro se describen todos los materiales, la técnica del dibujo artístico, siendo importante, porque muchos artistas siguen las instrucciones de Cennini.
En el Quattrocento italiano se producen cambios importantes, tanto políticos, sociales, económicos y con el Renacimiento se inicia un nuevo período, surgiendo una nueva manera de entender el arte y la vida. En este momento hay las cretas y sobre todo la creta blanca para realzar luces sobre un papel de color, destacando a Andrea Verrocchio que tuvo como alumno a Leonardo da Vinci y Lorenzo di Credi.
A finales del siglo XV 1495 Leonardo da Vinci menciona una técnica llamada “la manera de los colores secos” y lo dejó escrito en un tratado que se conserva en la Biblioteca Ambrosiana de Milán.

(Toni Bennasar. Historiador del Arte)

Anuncios